¿Cómo se usan las mascarillas correctamente?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

La correcta colocación de la mascarilla es tan importante como saber elegir el tipo de mascarilla adecuado para cada uso. Si no te aseguras de elegir correctamente la talla y colocar tu mascarilla de manera correcta, corres un peligro del que no vas a ser consciente hasta que tal vez sea tarde. ¿Cómo se usan estas mascarillas entonces?

¿Cómo se coloca la mascarilla correctamente?

Casi todos sabemos cómo se coloca la mascarilla ffp2 porque su diseño permite poco margen de error, aunque debes asegurarte de que su diseño se corresponde con el tamaño de tu cara. No todas las marcas tienen el mismo patrón, por lo que deberías elegir aquellas que permitan que el aire se filtre, pero no salga por la parte superior hacia tus ojos, o podría producirte problemas de ojo seco además de no proteger correctamente. Usa la tira metálica para lograr que, de escaparse aire, lo haga por los laterales de las mejillas.

Si hablamos de cómo se usa la mascarilla quirúrgica, su función es la de proteger a los demás de lo que nosotros podamos contagiarles, por eso se colocan con la parte blanca hacia dentro, ya que en la azul está el filtro. En caso de tratar con alguien infectado y no disponer de mascarillas protectoras, como las ffp2 o las mascarillas de tela homologadas que hayan pasado todos los controles sanitarios, se puede minimizar el riesgo de contagio utilizando dos mascarillas quirúrgicas superpuestas, de manera que tengan el filtro azul hacia dentro y también hacia afuera. Ajusta bien el gancho metálico interno, para que no deje espacios en tus pómulos.

Si eliges una mascarilla de tela de las que sí protegen, como por ejemplo las que están homologadas e incorporan filtros con nanopartículas de plata, también necesitas elegir la talla correcta para lograr un ajuste perfecto a tu rostro.

Errores comunes en el uso de la mascarilla

  • No cubrir la nariz o dejar espacios por los que pueda entrar o salir aire. El ajuste debe ser perfecto.
  • No reemplazarlas cuando proceda.
  • En el caso de las mascarillas reutilizables homologadas, no seguir las instrucciones del fabricante a la hora de lavarlas.
  • No colocarse la mascarilla con las manos perfectamente limpias o no guardarlas en un recipiente adecuado cuando debamos retirarlas de manera momentánea.
  • Toquetear la mascarilla, es especial en la zona interna.

Parecía que la colocación de una mascarilla desechable era algo evidente, pero al ver la cantidad de gente que las usa mal por desconocimiento no podemos menos que alarmarnos. Las personas mayores y niños suelen ser las personas más vulnerables ante ciertos bulos que circulan sobre falsos usos de las mascarillas. Siempre debes seguir las instrucciones del fabricante si tienes alguna duda acerca de cómo se usan las mascarillas que has comprado.

Puedes usar la mascarilla que desees siempre y cuando sea capaz de proteger a los demás o de protegerte a ti en las condiciones para las que se recomienda su uso, pero debes colocarla bien y reemplazarla cada vez que sea necesario. Incluso las mascarillas reutilizables tienen un límite de usos.

Ir arriba